Otro episodio del proceso de privatización de la educación

Universidad tecnológica en el interior

 

El proyecto que crea la Universidad Tecnológica finalmente fue aprobado en Diciembre con los votos del

Frente Amplio y el Partido Nacional. Desde las filas del gobierno y la oposición se destaca la necesidad imperiosa de contar con una institución terciaria que se encuentre ligada profundamente con el mundo del trabajo. La ausencia de mano de obra calificada para las necesidades actuales de las empresas (sobre todo extranjeras) y la insuficiencia o ineficacia de la Udelar, UTU y otras instituciones para generarla, junto a la posibilidad de extender la educación terciaria al interior, serían los argumentos más fuertes detrás de la creación de la UTEC. Sin embargo, el carácter de esta iniciativa tiene una orientación social capitalista.
Para quienes pretenden gestionar al capital en crisis no puede ser de otra forma. Pues, la educación en el capitalismo cumple taxativamente la función de formar fuerza de trabajo calificada, o altamente calificada, al servicio de la producción burguesa de mercancías. En este cuadro, la UTEC al servicio de los grandes monopolios no puede cumplir ninguna función social progresiva.
De fondo, se plantea –en escenario de la crisis mundial y no sólo para la UTEC- la imposibilidad de unir la educación y la universidad con el trabajo. Asistimos a un reforzamiento de la explotación del trabajo intelectual y la unión de la descalificación universitaria y el trabajo precario, las pasantías, los contratos
basura y el trabajo en negro. Ninguna creación institucional universitaria puede superar las contradicciones
insalvables del capitalismo.

La UTEC y el ajuste presupuestal

La creación de la Universidad Tecnológica debe ser vista en el marco más amplio del proyecto educativo que está llevando adelante el gobierno, y no aislada como un fenómeno particular. Un enfoque amplio permite ver más allá del debate, sin duda fundamental, sobre el carácter autónomo y cogobernado de
la nueva universidad.

Mujica afirmó que el objetivo para la educación técnica es “poder desembocar en politécnicos regionales públicos pero adaptados en sus programas a las necesidades de cada zona del país”. Esto ya sucede en la Udelar, donde los regionales dictan tecnicaturas y licenciaturas adaptadas a las necesidades de los capitalistas instalados en cada zona.

El PROMEJORA y la “descentralización” en secundaria persiguen el mismo fin: dar autonomía para definir el

curriculum en función de las necesidades capitalistas locales, con esto se “adaptarán al medio” y recibirán más o menos presupuesto dependiendo de su “eficiencia y calidad” medidas con criterios de mercado.

Frente al presupuesto de ajuste consagrado en la rendición de cuentas de 2012, que fue varias veces inferior
al solicitado por la UdelaR y diez veces inferior al solicitado por la ANEP, cabe preguntarse de dónde saldrán los fondos para implementar ésta Universidad Tecnológica En un marco de déficit fiscal sostenido y abultados vencimientos de deuda, el gobierno comienza a plantear el recorte presupuestal a ANEP o Udelar para financiar la nueva institución (Observador, 17/01/2013). El presupuesto educativo real sin el efecto de la inflación- según un reciente estudio de la Facultad de Ciencias Sociales no llega al 3% del PBI (Brecha, 11/01/2013).

Privatización

Posiblemente no sea la única fuente de recursos. En diversos países de América Latina este problema se ha
solucionado mediante el financiamiento mixto entre públicos y privados o directamente con inversiones privadas.

El proyecto de la UTEC pone en el cogobierno a un representante de los empresarios (algo que ya se había
intentado en la UTU y fue frenado por la lucha de gremios y sindicatos de la educación), además de crear consejos consultivos de empresarios.

La UTEC no soluciona la necesidad de acceso a la educación pública terciaria para los trabajadores y sus hijos en el interior del país. Por el contrario, lo que hace es establecer plataformas de formación de mano de obra cuasi calificada y barata para los monopolios que controlan los resortes de la economía. Constituye, por tanto, un episodio más en el proceso de privatización de la educación.

Nicolas
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s