26 de marzo, la difamación como metodo

Camilo Márquez  – Gustavo Páez 

En la edición del periódico la Juventud del pasado 10 de febrero, en una columna escrita por Edgar Lenin Rodriguez, militante del 26 de Marzo y del fantasmagórico ENTEJ, este se esfuerza por justificar la orientación sectaria que su grupo político viene defendiendo desde hace varios años de realizar actos completamente separados del organizado por el PIT-CNT en ocasión del 1 de mayo. La aventura no tendría mayor importancia, pero resulta que autoexcluirse de dicha instancia es parte de la estrategia de este grupo político de renunciar a luchar en el seno de los sindicatos para recuperarlos a la lucha obrera,  es separase de la enorme mayoría de la clase obrera y entregársela en bandeja a esa dirigencia corrompida y usurpadora de las organizaciones obreras. Además de menospreciar la lucha de miles de militantes clasistas que bregan día a día por organizar a los trabajadores para derrotar al gobierno y las patronales, y en ese proceso estructuran agrupaciones clasistas, ganan asambleas, plenarios, conquistan lugares de dirección y se transforman en un factor dinámico de la lucha de clases. Todo esto no importa para una secta que prescinde de intervenir en la lucha de clases.

En su afán autorreferencial E.L. Rodriguez, de pasada, dice: “El año pasado, se juntó todo el clasismo, y nadie propuso hacer un acto previo, ni salir encolumnados, ni nada de eso, solamente los militantes de PT propusieron participar en los dos actos, esto fue en

las coordinaciones y como nadie les dio bolilla a su planteo, los militantes del PT se levantaron y se fueron, luego nos contaron que al ir al acto oficial, la seguridad del PIT-CNT, también los corrió de allí, y terminaron haciendo alguna cosita en su propia sede.” Esta desvergonzada afirmación contiene más mentiras que palabras. En primer término el PT participó solo de una coordinación previa al acto (cuando ya estaba cocinado el punto) y defendió la posición de que se realizara un acto previo donde hablaran los gremios en lucha y los organizadores del acto, incluida las organizaciones políticas, porque nosotros pensamos que los actos son patrimonio de quienes los militan, luego de eso, que todos marcháramos al acto del PIT-CNT con una fisonomía propia e interviniéramos allí para que los trabajadores distinguieran que hay una izquierda que se postula como dirección y defiende la independencia de clase frente a los partidos patronales y el estado burgués. La respuesta del 26 de marzo, y los militantes vinculados a esa tendencia fue que “ya estaba todo resuelto”, en síntesis se negaban a abrir una deliberación sobre este punto trascendental por que ya habían cerrado un acuerdo antes de la coordinación.   La segunda afirmación del “Lenin” que nos toca en suerte no es más que una provocación política, al escriba y su tropa “les contaron” que la seguridad del PIT CNT nos “corrió” del acto, no sabemos quiénes son sus informantes pero le comentamos que el acto que realizamos en la puerta de nuestro local fue previo a marchar encolumnados al acto oficial, columna en la que participaron cien compañeros. Allí los militantes del PT desarrollamos una intensa actividad de intervención repartiendo volantes y vendiendo nuestro periódico y ninguna seguridad nos corrió, muy por el contrario nuestra columna recogió importantes muestras de simpatía de diferentes sectores de los trabajadores allí presentes, y al llegar el momento de la oratoria nos retiramos entonando “se va acabar, se va acabar la burocracia sindical”. No se trata de hablar, nosotros ponemos el cuerpo y lo que hay que poner en la defensa de nuestra política.

Ataque preventivo 

Que el 26 de marzo esté instalando desde febrero (es decir tres meces antes) una polémica con nuestro partido sobre el acto del primero de mayo y que postura debe tomar la izquierda con respecto a esta fecha, dice más de lo que ellos mismo quisieran. La artillería de E.L.Rodriguez tiene un blanco preciso y no casual, y busca re alinear a todos los grupos políticos que el 26 de Marzo había logrado aglutinar en la llamada CUP (coordinadora por la unidad popular), y que recientemente ha experimentado un proceso de desgajamientos y retiradas de distintos grupos que en su momento firmaron una serie de declaraciones conjuntas. Es decir que este reagrupamiento, más allá de sus pronunciamientos sobre la “unidad” y la necesidad de una acción coordinada, se encuentra operando en un vacio. Y su accionar sindical se reduce al moribundo ENTEJ (del que se han ido decenas de militantes sindicales), y a la formación de un embrión de central sindical que cuenta con algunas decenas de trabajadores, que renunciaron a sus sindicatos y se “largaron” a construir clasismo sin lucha de clases.

Por otro lado el 26 de Marzo ya largó sus candidaturas para las elecciones; llevarán a Gonzalo Abella y a Gustavo López, en síntesis se desentienden de los principales problemas que hoy en día discuten las masas (la inflación, el mazazo a los salarios, el ataque a los trabajadores y a los funcionarios públicos en particular, los DD.HH, la crisis entorno a los crímenes de la dictadura, etc.), y la respuestas que debe dar el movimiento obrero y sindical. La cuestión central no son las elecciones, sino la acción que deben emprender los explotados para derrotar al gobierno que se ha comprometido con el gran capital para descargar la crisis sobre los trabajadores y con los mandos militares y el imperialismo para imponer el punto final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s